Currículum

El Curriculum es tu tarjeta de visita, no olvides que:

-Un CV no es una descripción minuciosa.

-Si posees un título superior es obvio que has superado los niveles inferiores.

-Evita la dispersión de la información.

-Destaca tus virtudes y habilidades.

-Cuida la redacción.

 Un CV es como un periódico:

1º. Leemos los titulares.

2º. Leemos el artículo cuyo titular ha llamado nuestra atención.

Busca información sobre la empresa, su filosofía y modo de trabajar.

Si el currículum es en papel:

-Cuida el tipo de papel/color: marfil, crema, reciclado,...

-Tipo de letra: no más de 2 o 3.

-Subrayado.

TIPOS DE CURRÍCULUM

Siguiendo un criterio de fechas, empresas dónde has trabajado, puesto ocupado, tiempo de permanencia, trayectoria profesional, titulación y datos personales.

Útil:
-    Si tu trayectoria profesional ha seguido un orden lógico y en la misma línea.
-    Si tu vida laboral aún es corta y las funciones desempeñadas han sido similares en todos los puestos.
-    Si quieres un trabajo en la misma línea que los anteriores.
-    Si tu principal logro profesional es haber trabajado en una empresa de reconocido prestigio.

Desventajas:
-    Proporcionar excesiva información que no siempre te puede beneficiar.
-    Obliga a realizar un análisis de la información, que quién lo recibe no siempre estará dispuesto a invertir tiempo en ello.
-    Si existen espacios en blanco, los dejará claramente al descubierto.

La información será agrupada por temas, proporcionando un conocimiento rápido de tu formación y experiencia profesional en un área determinada. No sigue un orden cronológico.

Pasos a seguir:
-    Objetivo laboral. Una vez lo hayas fijado, redacta unas líneas que avalen tu objetivo, no más de tres o cuatro.
-    Haz un esquema de tu experiencia laboral, de las funciones desempeñadas y de los logros obtenidos que guarden relación con el objetivo que has definido en el apartado anterior. No te preocupes si existen     repeticiones, es un primer boceto.
-    Determina las áreas funcionales.
-    Ya has hecho un listado de tus funciones, elimina las que se repitan, agrúpalas y utiliza un verbo de acción para este apartado.
-    Une área funcional y funciones que se corresponden con esa área.
-    Presenta las áreas funcionales según la importancia que la exigencia del puesto determine, olvídate del orden cronológico.
-    Dentro de cada área, especifica los logros obtenidos que se identifiquen con las funciones que has descrito. No olvides que el logro se compone de: problema, solución y resultado, por lo que su redacción en unas líneas no será nada fácil.

Ventajas:
-    No te verás obligado a mencionar los puestos que no creas relevantes, o aquellos en los cuales no has podido tener una evolución profesional acorde con tus objetivos.
-    Si existen lagunas en el tiempo, no se verán reflejadas.
-    Si has tenido cambios frecuentes o empleos de poca duración, tampoco se verá reflejado.

-    Concebido para utilizar las ventajas de los dos modelos anteriores.
-    Si has permanecido en un puesto relevante, en una empresa de prestigio, y además has obtenido logros relevantes, es conveniente mencionarlo, indicando las fechas si éstas son relevantes.