25 Noviembre 2015
 

Esta decisión, por simple que parezca, es de las más determinantes al desarrollar la página web de tu proyecto, ya que una vez creada, visible y en funcionamiento, no es fácil cambiar de dominio. El dominio es la única parte fija y común a todas las URL de la página web y, por lo tanto, es el único elemento de la página que seguro que se encontrará en todas las pantallas.

Una primera consideración será el “destino” y objetivo de tu web, ya sea blog, página de empresa o página de producto.   En función de esta decisión habrá que tener en cuenta los siguientes aspectos:

Palabras clave

Resulta fundamental cuidar y elegir adecuadamente las palabras clave que pueda contener nuestro nombre de dominio. Esto se refiere a aquellos términos por los que los visitantes nos encuentran a la hora de realizar sus búsquedas, o bien, si queremos posicionar nuestro sitio web entre los mejores resultados de los diferentes motores de búsqueda como Google, Yahoo o Bing.

Ahora bien, según el objetivo de nuestra web incluiremos o no las palabras clave en el nombre de dominio que vayamos a registrar.

  • Marca. Por ejemplo: bbva.es o Carrefour.es. Con esta opción no se persiguen beneficios SEO, pero es una opción fácil de recordar por tu audiencia y con potencial de convertirse en una gran marca. Ocurre lo mismo con los bloggers que utilizan nombre y apellidos para potenciar su marca personal.
  • Palabra clave. Por ejemplo: fotocasa.es o pesoideal.com . En este caso utilizamos una frase o conjunto de palabras clave para componer el nombre de nuestro dominio. Esta opción es la más indicada para sitios de nicho, es decir, páginas web que se montan en torno a una frase clave con el objetivo de monetizar las visitas que provienen de esa misma búsqueda hecha en los buscadores. La ventaja por tanto, es que te ayudará a posicionarte en los primeros puestos de las páginas de resultados de los buscadores
  • Combinación de marca y palabra clave. Ejemplo: viajeselcorteingles.es. En este caso, el dominio contiene una o más palabras clave pero se añade otra palabra, o bien, un prefijo o sufijo para que suene mejor. Sigue teniendo gran relevancia SEO a la hora de posicionarse por esa palabra o frase clave que contiene.

Longitud del dominio

En relación a este tema hay que llegar a un equilibrio entre la longitud del dominio, lo descriptivo que queramos que sea, y las palabras claves necesarias para ello.

En principio, cuanto más corto sea el dominio más fácil será de recordar para la audiencia. Los mejores dominios contienen 8 o menos letras, aunque por debajo de 12-15 sigue siendo un buen número. La media suele rondar las 11 letras, aunque siempre puede haber excepciones que hacen que el nombre idóneo tenga mayor longitud. 

Fácil de recordar y pronunciar

El dominio debe ser fácil de recordar y de pronunciar. Para lograrlo, algunas de las recomendaciones más usuales serían:

  • Evitar el uso de letras como: y, z, x, h, q, w
  • Evitar usar palabras que en origen contengan la ñ. 
  • Evitar usar guiones
  • Evitar que el dominio contenga dos o más letras repetidas

El uso de números

Se suele recomendar que en la medida de la posible se evite la inclusión de números, ya que la audiencia puede dudar entre si el número es en letras o no.

Apuesta por Punto-COM

Después del .com y las opciones por países, las más usuales son .net y .org. Como recomendación se suele decir que si encuentras disponible un nombre de dominio muy bueno .net, es preferible a un mal .com. Si tienes un .org o un .net ya en funcionamiento y puedes comprar también el .com es conveniente hacerlo y  redirigir el tráfico que llega a tu dominio original. 

Actualmente existen más de 240 extensiones de dominios de todo tipo, genéricos, reservados para ciertas actividades, regionales, etc. El listado completo puedes encontrarlo en el sitio web de IANA, autoridad para la asignación de números en Internet.

Enlaces de interés:

Bustaname

IANA

Dot-o-mator

1and1