15 Septiembre 2015
 

El Plan Anual de Política de Empleo para 2015 se aprobó por Acuerdo del Consejo de Ministros del pasado 24 de julio de 2015. ‘En la actual situación del mercado de trabajo es necesario continuar con la mejora de la coordinación entre las distintas administraciones implicadas en la realización de los servicios y programas de políticas activas de empleo, de cara a conseguir una eficaz utilización de los recursos destinados a facilitar la inserción laboral de los trabajadores desempleados en el mercado laboral, a la par que una mayor eficiencia en el uso de los mismos’.

El Plan Anual de Política de Empleo 2015 se enmarca en un período en el que se han confirmado y acentuado los signos de recuperación del mercado de trabajo que se habían apreciado en 2014, por primera vez desde el inicio de la crisis. Las fuentes más significativas utilizan metodologías diferentes, pero su evolución conjunta muestra con claridad una mejoría en los principales indicadores respecto de los años anteriores:

  • Datos 2º Trim. Encuesta de Población Activa: disminución de 473.900 parados en el último año, y caída de más de dos puntos en la tasa de paro (desde el 24,47% hasta el 22,37%)
  • Datos Paro Registrado: la ocupación creció en 411.800 personas en el segundo trimestre de 2015
  • Los contratos formativos también han evolucionado positivamente. Tanto los contratos para la formación y el aprendizaje, como los contratos en prácticas,han aumentado más de un 25% en el conjunto de los últimos doce meses.

El Plan, recientemente aprobado, concretará, en cada ejercicio, los objetivos de la Estrategia Española de Activación para el Empleo (servicios y programas de políticas activas) así como los indicadores que se utilizarán para conocer y evaluar el grado de cumplimiento de los mismos. Estos objetivos se resumen en:

  • Mejorar la empleabilidad de los jóvenes y desarrollar el Plan de Implementación de la Garantía Juvenil en España. 
  • Favorecer la empleabilidad de otros colectivos especialmente afectados por el desempleo, en particular la de los mayores de 45 años que sean desempleados de larga duración y la de los beneficiarios del PREPARA.
  • Mejorar la calidad de la formación profesional para el empleo, que se traduce en su mayor impacto en términos de inserción y de mejora en el rendimiento en el puesto de trabajo.
  • Reforzar la vinculación de las políticas activas y pasivas de empleo, como forma de ofrecer la mejor protección y vías de retorno al empleo para las personas en situación de desempleo. 
  • Impulsar el emprendimiento como parte inseparable de la activación y recuperación del empleo.

El marco estratégico de las políticas de activación para el empleo se centra en la cartera común de servicios del Sistema Nacional de Empleo y la reforma del Sistema de Formación Profesional para el Empleo, con el fin de dar respuesta a las necesidades formativas de los trabajadores y del sistema productivo, afrontando los retos que plantea la actual etapa de recuperación económica, y las tendencias que influirán en la dinámica del mercado de trabajo español y de los sectores productivos en los próximos años.

Al amparo de la reforma del sistema de formación profesional para el empleo, destacan:

  • La creación de la “cuenta-formación” que acompañará al trabajador a lo largo de su carrera profesional al objeto de acreditar su historial formativo y de orientar la oferta formativa al incremento de su empleabilidad.
  • La teleformación o formación on-line, que será un instrumento que permitirá dotar al sistema de mayor eficacia y flexibilidad.
  • La formación en el seno de la empresa, o formación in-company, será clave y contará con la máxima flexibilidad en la gestión, incluida la posibilidad de impartición en la propia empresa, cuando dispongan de los medios necesarios para ello, sean propios o contratados.

ENLACES DE INTERÉS

BOE, Martes 11 de Agosto 2015
La CaixaResearch, Informe mensual Número 393, septiembre 2015