La institución recoge unos excelentes resultados al posicionarse a favor de la empleabilidad de los alumnos

28 Abril 2017
 

El Observatorio de Emprendimiento Universitario, impulsado por la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas, el Centro Internacional Santander Emprendimiento y RedEmprendia, concluye que uno de cada diez alumnos de la UCAM ya ha creado una empresa durante su período de formación, dato que duplica la media nacional (4’9%).

También refleja que el 40% de los universitarios de la Universidad Católica de Murcia se consideran “emprendedores potenciales” y tienen intención de crear una empresa en los próximos tres años, posicionándose de manera destacada por encima de la media, que es de un 30%.

En el estudio, en el que han participado veintiocho universidades españolas, se ha analizado el perfil y la intención de emprender de los universitarios, así como la percepción de estos jóvenes sobre sus habilidades y capacidades para impulsar iniciativas empresariales.

En el mismo, el 81% de los jóvenes encuestados de la UCAM valoran muy positivamente la formación recibida, la difusión de la cultura y el espíritu emprendedor como una opción válida para la inserción laboral, así como la mentorización y los diferentes programas teórico-prácticos orientados a fomentar el emprendimiento que se despliegan a través del ITM Instituto Tecnológico

El compromiso de la UCAM por ofrecer una formación de calidad acompañada de una correcta detección de habilidades y actitudes emprendedoras, ha generado en los alumnos una mayor confianza a la hora de plantearse iniciar actividades empresariales, como se refleja en el dato de que más de un tercio de la población de la UCAM encuestada cree positivamente poseer actitudes y cualidades necesarias para emprender (34.3%), frente al dato nacional que reduce esta percepción a una cuarta parte de la comunidad universitaria global entrevistada (26,4%).

Sofía Fernández, directora del Instituto Tecnológico de la UCAM, considera que “participar en este Observatorio nos permite conocer de primera mano los intereses, las necesidades y las actitudes de los jóvenes universitarios en relación al impulso de iniciativas empresariales, lo que nos ayuda al diseño de actividades y programas en su beneficio”. Además, “sólo las universidades con actitudes emprendedoras son capaces de preparar a jóvenes innovadores y con pensamiento disruptivo, habilidades tan demandadas hoy día en el mercado laboral”.