A través del convenio de colaboración que la Universidad Católica mantiene con la entidad bancaria, estudiantes de grado y postgrado han sido beneficiarios de las Becas Crue Cepyme, lo que les ha permitido complementar su formación académica y establecer vínculos profesionales para su futura inserción laboral 

01 Septiembre 2016
 

Dieciocho alumnos de la Universidad Católica de Murcia han sido beneficiarios durante el curso 2015/2016 del Programa de Becas Santander CRUE CEPYME; una iniciativa destinada a complementar la formación de jóvenes estudiantes, acercándoles la realidad del ámbito profesional, ampliando sus conocimientos y favoreciendo su contacto con empresas. 

Desde el Servicio de Orientación e Inserción Laboral de la UCAM (SOIL), departamento dependiente del Instituto Tecnológico (ITM), se gestionaron para esta nueva convocatoria de becas un total de 185 solicitudes. De éstas, 116 procedieron de alumnos de grado, lo que representa un 63% de la demanda; y 69 de estudiantes de máster, con un 37% de la demanda. 

Por su parte, 300 autónomos, microempresas, y pequeñas y medianas empresas de la Región se inscribieron en la presente convocatoria, con el objetivo de identificar talento y fomentar la inserción laboral de los jóvenes.

Sofía Fernández, directora ejecutiva del ITM, destaca que “estas becas ofrecen a los jóvenes universitarios su primera experiencia laboral de la mano de las empresas, acercándoles a la realidad profesional y del mercado de trabajo”. Asimismo, ha señalado también “la gran labor que las compañías partícipes realizan en favor de los jóvenes”, asegurando que “sin su colaboración este tipo de programas no serían viables”. 

Sobre Santander CRUE CEPYME

Las becas Santander CRUE CEPYME se regulan como contratos pre-laborales de cuantía total 1.800 euros, con una duración de 3 o 6 meses, en los que el estudiante está dado de alta en la Seguridad Social y está sujeto a un horario a jornada completa o media jornada. Esta situación permite a los alumnos compaginar estas prácticas con sus estudios, adquiriendo competencias profesionales en función de su perfil, y recibiendo una retribución económica por el trabajo desempeñado.