29 Junio 2015
 

Un líder empresarial es aquella persona que inspira confianza y credibilidad a la hora de diseñar y ejecutar la estrategia empresarial y desarrollar nuevas ideas de negocio. Éste debe tener la habilidad natural para atraer y “seducir” personas para que en equipo, den lo mejor de sí mismos. Debe ser honesto, entusiasta y un visionario en la detección de oportunidades, para que de una manera resolutiva, disciplinada y creativa se consigan resultados.

En tiempos de incertidumbre y cambio, los líderes asumen un rol clave en la transformación empresarial. El estilo de liderazgo que diferencia a una compañía de otra, es tan único y característico, como lo es una cultura corporativa, que establece el marco conceptual, procedimental y estratégico, con el que la empresa compite en el mercado, influye en su gente, interacciona con los clientes, y se inserta en el tejido social del cual es arte y parte, según Octavio Ballesta, de Talento en expansión

Es importante diferenciar entre un gestor operacional dedicado al control de actividades transaccionales que aportan valor predecible de negocio, y un líder transformador, cuya visión del negocio, motivación al logro y resultados, disposición al trabajo en equipo, y sensibilidad interpersonal e inteligencia emocional son necesarios para crear y desarrollar nuevas realidades de negocios y de mercados con vocación innovadora y competitiva.

La Nueva Era Digital y del Conocimiento presenta un marco competitivo único que pone en cuestión el liderazgo tradicional. Hoy en día se requiere de un liderazgo cuya visión de negocio, capacidad relacional, sentido de logro, afán de aprendizaje, y orientación transformadora, contribuyan al éxito de una compañía que participa de un tejido empresarial caracterizado por un nuevo escenario más demandante, con más oportunidades y posibilidades implícitas en el entorno digital.

Factores que determinan el perfil del LÍDER en la era digital y del conocimiento

Inteligencia emocional. Daniel Goleman en su artículo What makes a leader, establece 5 componentes de la Inteligencia Emocional esenciales en la construcción de un ambiente colaborativo de trabajo: conciencia de uno mismo, autocontrol, motivación, empatía y habilidades sociales. Las empresas, en esta nueva era digital y del conocimiento, requerirán de líderes emocionalmente inteligentes, motivados para la acción y el logro, capaces de crear y dirigir equipos de alto rendimiento, e implicados y comprometidos con su proyecto y empresa.

Talento, diversidad e inclusión.  Los nuevos líderes deben ser capaces de crear y trabajar con equipos multidisciplinares, así como de desarrollar y retener talento. La Nueva Era Digital trae consigo que se apueste por equipos en los que convergen personas de diferentes disciplinas funcionales, experiencias profesionales múltiples y perfiles formativos diversos; con profesionales de diferentes edades e historias personales

Identidad y sentido de propósito El sentido de identidad y pertenencia, así como la cohesión y sentido de propósito y logro, favorecen la motivación, la implicación y el compromiso en tiempos convulsos como los actuales. En la actualidad se requiere de líderes con clara orientación a las personas.

Líderes emergentes y cultura innovadora. La aparición y despliegue de tecnologías móviles, sociales y la nube, que generan entornos laborales colaborativos e hiperconectados, ofrece un mundo de posibilidades para que talentos jóvenes y emergentes, destaquen por sus habilidades y competencias de líderes. Estos tienen el compromiso de crear una cultura de innovación en sus empresas, impulsando la creación de nuevos entornos de aprendizaje y discusión, así como de sistemas de incentivos y reconocimiento, que a través del uso de las nuevas tecnologías lleven a la transformación de sistemas, procesos y políticas. Dentro de este impulso de la cultura innovadora en las organizaciones, los líderes asumen el riesgo de la innovación, los errores de la creatividad y la experimentación como lecciones de aprendizaje y como oportunidades de mejora.

Aprendizaje continuo. Ingenio, creatividad y curiosidad desafían el tradicional modelo de competencias. Los entornos en continuo cambio, las tecnologías de información, así como las nuevas experiencias y oportunidades que se presentan, hacen necesario el aprendizaje continuo.

Los nuevos líderes de la era digital son los aceleradores de la transformación empresarial.